Sitio web

En esta sección nos ocuparemos de las funciones de un sitio Web. Ya hemos hablado de sus características generales y veremos para qué sirve, qué beneficios trae a una empresa su utilización, etc. Los conceptos que utilizaremos para definir sus funciones le serán muy familiares y sí debe ser. Los nombres de las funciones proviene del marketing y esto no es azaroso ya que un sitio Web es una extraordinaria herramienta de mercadeo.

Publicidad: la publicidad tradicional y la publicidad en la Web son muy diferentes. Difieren, específicamente, en su objeto: la primera tiene su objeto en el aviso en sí mismo mientras que la publicidad en Internet tiene el objeto en lo avisado. La publicidad tradicional presenta dos tipos de avisos: los que presentan al producto con capacidades extraordinarias y los que conmueven mediante su argumento. Los del primer tipo son aquellos avisos tan comunes en los productos de limpieza en los que se observa al producto obrando milagros. Estas publicidades muestran un producto y lo “describen” de manera inconcebible, limpiando cosas que evidentemente no pueden ser removidas de ese modo, etc. El objetivo de estos avisos no es engañar al público sino más bien presentar el producto a lo grande y generar interés y agrado en el receptor. El segundo tipo utiliza el producto avisado como un simple apoyo y a veces ni siquiera eso. Se trata de comerciales en los que se narra una historia que conmueve los valores del grupo meta. La historia no muestra el producto o lo hace de una forma absolutamente solapada. El objetivo de estos avisos es que la emoción provocada por la historia se traslade al producto auspiciado. Es decir, que en ambos caso el producto es dejado en un segundo plano para concentrar la atención del receptor en el aviso en sí.

En cambio, en Internet sucede lo contrario: lo avisos son pequeños vínculos pocos atractivos que solo informan de la existencia de un sitio y nos conducen a él. En este caso, lo central del aviso es lo avisado (el sitio Web) y no el aviso. La responsabilidad de emocionar, conmover, atraer, cautivar al cliente no está en el aviso sino en el diseño del sitio. Es por eso que es de suma importancia lograr que el diseño tenga un fuerte carácter publicitario.

El reconocimiento que una empresa puede alcanzar en Internet es superior al que pueda alcanzar en cualquier otro medio: la presencia en Internet es vista por el público como un logro, como un premio a la trayectoria de la empresa más que como una estrategia publicitaria.

Promoción: la promoción consiste en agregar algo a un producto con el fin de hacerlo más deseable. Un sitio Web es una gran herramienta de promoción si se la utiliza con imaginación. Le mostraremos tres ejemplos de cómo hacer promoción a través de su sitio.

  • Usted puede colocar etiquetas en los productos que quiera promocionar. En las etiquetas estará impresa una breve explicación de la promoción, la dirección de su sitio Web y un código alfanumérico. Quien compre el producto promocionado podrá acceder al sitio de su empresa e ingresar el código de la etiqueta. Al hacerlo será trasladado a una página de la que se podrán imprimir entradas gratis para ir al cine o al teatro, invitaciones a cenar, etc. Esta estrategia de promoción no sólo ayuda a vender sus productos sino que acerca a su sitio a personas que sólo compraron el producto por su promoción y que no conocían a la empresa.
  • Usted puede colocar las ofertas del mes en su sitio y asegurarse que sólo se publiquen allí. De esa manera usted obliga a las personas a ingresar al sitio para ver qué productos están promocionado en el correspondiente mes. Lo que aparentemente es una limitación de la publicidad de las ofertas es en verdad una potenciación de las mismas. Como todo visitante de un sitio cree que es de los pocos que lo visitan sentirá una gran alegría por haber encontrado productos en promoción, se celebrará el ser tan buen buscador de buenos precios y querrá hacer uso de su buna suerte yendo a comprar las mejores ofertas del mes. Así usted tiene muchas visitas que se creen únicas y que compran ávidamente sus productos.
  • Usted puede colocar cupones de descuento en su sitio. Estos cupones afectan a los productos en promoción y están disponibles para quien quiera, listos para ser impresos y presentados en el comercio adherido. De esta manera usted aumenta considerablemente el tráfico en su sitio y logra promocionar los productos de una manera muy interesante. Y no sólo eso: si usted quiere sacar más provecho, puede poner como requisito que se ingrese el nombre y dirección de correo electrónico de la persona interesada en adquirir los cupones. Así usted se asegura de entablar un diálogo constante con ese cliente, de que reciba siempre las novedades de la empresa, etc.

Canales de venta: toda campaña de marketing busca multiplicar, ampliar y mejorar los canales de venta de una empresa. Internet puede ser el nuevo gran canal de venta de su empresa, hasta puede trasformarse en el mejor y más grande de todos. Con un sitio e-commerce usted podrá vender productos durante todo el año, a toda hora y a cualquier lugar del planeta. Todo esto podrá hacerlo sin intervención humana. Es decir, usted tendrá la empresa abierta y completamente activa las 24 horas, los 265 días del año, incluidos los feriados y las vacaciones. Si bien es cierto que los sitios e-commerce (sitios que vende desde sí mismos) son algo más costosos que los comunes, la relación costo-beneficio es bastante tentadora, y más si agregamos que la venta por Internet es uno de los negocios que más ha crecido en los últimos tiempos.


Visita nuestras páginas amigas

American Web design

http://www.internetdesignsolution.com

Web site design

business website design

Web design company